miércoles, 24 de octubre de 2007

POR LA RECUPERACION


Es increíble que teniendo una de las mejores canchas de pelota a paleta del país, ésta se encuentre totalmente inutilizada. Para aquellos que no conocen la historia, el club, tuvo un campeón argentino (Chueco Duhalde). En la década del 70 y 80 el deporte era furor en el club, realizándose grandes torneos, y concurriendo a la cancha del club los mejores pelotaris (los hermanos Ross entre ellos). Particularmente jugué poco y nada. Sin dudas recuerdo a Roberto Gamalero y Alberto Villar como los mejores exponentes del deporte en Lobería. Más allá de algunos desencuentros con Alberto, creo que sería la única persona en Lobería que ayudaría a revivir este noble deporte. Para ello habrá que juntar las partes, incluyendo a la Municipalidad para que incluya a este deporte como uno de los que deberían desarrollarse en Lobería, teniendo en cuenta la ventaja de poseer una estructura adecuada para la práctica del deporte.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente lugar para hacer un par de canchas de padel! Buenas instalaciones, con tribuna. Creo que es lo mejor que podrian hacer con ese espacio.
Y esto lo dice un hincha de Newbery, que le gustaria que exista en la ciudad buenas canchas de padel, y no como la que esta ahi afuera, que no invierten ni 2 mangos para mejorarla un poco.

Juan Eder dijo...

Amigo, buena tu opinión, aunque no la comparto en su totalidad.
Por un lado es cierto que habría que invertir en arreglar la cancha de padel, ya que en todos lados se volvió a jugar, y es un deporte muy convocante. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en hacer la cancha de padel en la de pelota a paleta.

JNFC dijo...

todos los deportes vuelven, fue el bowling, fue el paddle, y seguramente algun dia sera el pelota paleta, yo nunca lo jugue, pero si algun dia se pone de moda, estaria bueno que la cancha este en condiciones para jugar!

Juan Eder dijo...

Es cierto lo que vos decís. Por eso, si alguna vez la cancha de bowling se deja de usar, no hay que levantarla. Hay que incentivar a la gente a que practique aquellos deportes que los clubes tienen infraestructura.

Anónimo dijo...

Hola Juan : el comentario de anonimo hincha de Newbery sobre que hacer con la cancha de paleta resulta ofensivo para cualquier hincha de Independiente. Se nota que es muy joven o jamás vió una cancha de pelota paleta. Debería saber que la cancha de Independiente es una de las mejores de la Argentina y orgullo para cualquier loberense. Le propongo que las canchas de paddle las contruyan en el salon de fiestas de su club y las pistas de bowling las transformen en canchas de taba.

Carlos Pradère

Anónimo dijo...

Que equivocado que estas Carlos... Ante que todo, mi mensaje fue con respeto.
Deberias saber que yo jugue ese esa chancha a la pelota paleta, tambien deberias saber que se que esa cancha no es utilizada para ningun motivo hace años (hablo de mas de 8 años).
Por mas que sea la mejor de mundo, si no es utilizada hace tanto, y tampoco hay intencion de los directivos en resurgir este deporte en decadencia en el pais, se pierden instalaciones que podrian ser utilizadas por el club y la sociedad toda en otras actividades.
Me olvida de comentarte Carlos, soy hincha de Newbery, pero represente en mas de un deporte a Independiente, logrando trofeos que actualmente estan es tu club.
Si queres, anda a las instalaciones de la cancha de pelota-paleta y encontraras alrededor de 15 a 20 trofeos, sucios y abandonados en el pirmer pizo de la cabecera de la cancha...

Juan Eder dijo...

No estoy de acuerdo con que ese deporte esté en decadencia. Y si lo estuviera, lo que estamos proponiendo es que se promueva el desarrollo del mismo. No hay que culpar a las dirigencias por el no uso de la cancha durante años. Lamentablemente no quedaron referentes en el deporte, y como los medios masivos de comunicación mencionan muy poco a la pelota a paleta, los pibes ni saben de la existencia.
Ahora bien, si se pone un profesor, con un sueldo fijo, más un plus por niño que se incorpore a la práctica del deporte, y si una vez que prende la idea, vienen buenos jugadores a mostrar sus habilidades, es muy probable que un buen grupo se enganche con la pelota a paleta.
Por supuesto que la Muni debería ayudar en armar un proyecto de estas características.
Che, CArlos, se da a conocer, pero vos no. No es tan grave lo que decís para esconderte!!!. De paso buscamos los trofeos y los lustramos.
Saludos

Jorge dijo...

Al señor Anónimo dijo... le cuento que antes que el padel, un inmigrante vasco invento este deporte recotrando una tabla de un cajon de vino, y si tiene la suerte de poder salir y mirar lo que hay alrededor de la ciudad, vas a ver la cantidad de canchas abiertas que hay, como en La Luisa, el almacen de Las Nutrias por nombrar algunas.
Es un deporte barbaro, los que realmente saben jugar, se mueven muy poco dentro de la cancha ya que saben donde va a picar ni bien rebota en el fronton. Si sabes jugar bien a la pelota-paleta el padel te resultara mas facil, realmente aprendes a jugar parado, es un juego hermoso que se tiene que volver a recuperar en loberia. El centro Vasco de Mar del Plata y el Club Urquiza tiene sus canchas ocupadas todo el dia. No pretendo que loberia la tenga ocupada todo el dia pero que debes en cuando se use.

Anónimo dijo...

con la cancha de paleta podemos hacer lo mismo que hicimos con el poli y la pista , nos cruzamos de brazo y esperamos que nos paguen el alquiler
LB

Anónimo dijo...

No se olviden de Cebolla Massari, Colinas ETC. Hoy creo que en Lobería es importante invertir 1 mes en Arenas Verdes, que en la juventud, despues se hablan que hay droga, alcohol etc, pero el estado municipal no hace nada. Deberia apoyar alas instituciones en sus rubros fuertes. Pero bueno creo que la gente demostro el 28/10 que esa es la politica de Deportes que quire.
Un abrazo
FDB

Anónimo dijo...

Juan : la paleta necesita sin lugar a duda un profesor como Alberto Villar, pero debe estar acompañado obligatoriamente de un "maestro" como fue el gran Vasco Garate, artifice para que un grupo grande de chicos jugasemos a fines de los 70 y principios de los 80.

Carlos Pradère